Tres Promesas: El documental que retrata la vida familiar durante la ocupación de Palestina

Un documental formado por videos caseros durante la segunda intifada que vivió una familia palestina en Cisjordania, por el año 2000.

Una escena familiar; una conversación casual a la mitad de la cocina o en la sala de estar, tan natural que parece inconcebible que esa cocina se torne en escombros y que la charla banal se convierta en una trivia del tipo de arma que se detona en las calles que a diario recorrías.

 

Ese es el escalofriante cuadro que han vivido generación tras generación de palestinos. El mismo que marcó la infancia de Yousef Srouji, director del documental Tres Promesas.

 

Este largometraje recupera las memorias perdidas de la familia Srouji con los videos que su madre, Suha, se encargó de hacer durante los ataques de Israel a Cisjordania tras la segunda intifada en los años 2000 y 2001.

 

La mirada íntima de una dinámica familiar que se sincroniza con la guerra resulta aterradora. La sutil progresión del miedo, en un entorno que fácilmente se identifica con el nuestro, nos recuerda que todos somos vulnerables; que a todos se nos puede infiltrar la guerra en la vida, hasta llevársela, o en el mejor de los casos expratiarla.

 

 

Los videos de ataques y de un pequeño Yousef junto con su hermana Dima tratando de adivinar qué tan cerca habían sido las detonaciones y de qué tipo de arma provenían, se intercalan con videos caseros de fiestas navideñas, lecciones de piano y días sin ataques, con sencillas conversaciones que no podían excluir la guerra.

 

El amor de sus padres buscando a toda costa mantener la calma para no contagiar el miedo, imposible de contener; y el juego de la predicción que otorga la ilusión de tener una oportunidad en caso de un ataque directo, un plan de acción para sobrevivir.

 

El documental sin duda destaca el lado más humano de un conflicto que parece que terminará solo con el genocidio de un pueblo victíma de las circunstancias.

 

Esta obra, de por sí poderosa, se torna urgente en estos momentos donde el ir y venir de noticias e imágenes de los ataques de Israel a Palestina desensibilizan; colocan una barrera entre los que atacan, los atacados y los que likeamos las publicaciones, cambiamos de canal y censuramos contenido pensando que ellos no tienen nada que ver con nosotros.

 

Entonces ves los videos caseros, con la familia que hasta hace unos días iban al trabajo, a la escuela; ves esa cocina que podría ser la tuya y entiendes que también puede serlo el miedo.

 

Tras escapar de un país en guerra en 2005  Yousef y Suha volvieron a Palestina, así termina el documental; y eso te rompe el corazón, porque los espectadores situados años en su futuro, sabemos que esto no ha acabado, que falta lo peor, y que su paz tiene fecha de caducidad.

Miriam Vega

Total
0
Shares
Anterior
El primer Mundial Femenil de México es desenterrado por el documental “Copa 71”
Copa 71

El primer Mundial Femenil de México es desenterrado por el documental “Copa 71”

Un documental que retrata cómo la FIFA se dio a la tarea de enterrar un mundial que generó gran expectativa y en el que nuestro país quedó en segundo lugar, generando...

Siguiente
Zendaya, redes sociales y nuevos cánones de belleza

Zendaya, redes sociales y nuevos cánones de belleza

¿El modelo de belleza hegemónica ha cambiado para las nuevas generaciones?

Podría Interesarte